jueves, mayo 25, 2006

Los monos árticos me dejan frío



Cada vez le queda menos a Madrid para ser como Barcelona. Últimamente no nos perdemos la oportunidad de ver al último hype lanzado por la NME o MySpace. Hasta tenemos la posibilidad de ver a grupos que no pasan por Barcelona, ahí tienen el ejemplo de Axl Rose y sus falsos Guns’n’Roses. Además no solo pasan por aquí los últimos hype, además va tanta gente que es necesario cambiar la sala porque la demanda de entradas es tan grande que se agotan en muy pocos días. Y todo esto con un grupo que solo tiene un disco y un par de EPs, Arctic Monkeys.
El grupo de Sheffield vino, actuó y se fue. Así podría quedar la crónica, resumida, pero cierta. El grupo de adolescentes con cara de adolescentes y pose de adolescente, tocó prácticamente todo el material que tienen publicados hasta la fecha y se marchó. Ni un triste bis nos dejaron, y todo esto pese a que la gente estaba animadísima desde el primer acorde que dieron. En el mogollón había mucha gente que estamos seguro hacía mucho tiempo no se metía en un concierto a saltar, empujar, sudar y pasárselo bien como si tuvieran de nuevo 20 años. Esa juventud que había en el escenario contagió a la gente que había abajo, pese a que el grupo tenía muy poca actitud y fueron realmente fríos.
El primero tema que tocaron fue la canción con la que abren su último EP, A View from the Afternoon. Tras este tema fueron enlazando canción con canción, sin apenas comentar nada, ni siquiera preguntaron por el Arsenal Barcelona, pese a ser conocidos hinchas del fútbol. La mejor parte de la banda era sin duda su sección rítmica, con un bajista y un batería soberbios, pese al look que llevaba este último. Con esa gorra no entendemos como le han dado el visado para entrar a USA. La parte más energética de concierto vino con canciones como Fake Tales of San Francisco, When the sun Goes Down o I Bet You Look on the Dancefloor, hicieron que prácticamente todo el mundo en la sala saltara.
Tras una hora concierto nos dijeron adiós y se marcharon sin darnos más, aunque tampoco podían dar mucho más con la poca historia que tienen.

La foto está cogida del flickr de Elena Cabrera. El artículo se publicará en Mumma este fin de semana.

1 Comentarios:

Blogger INTHESITY dijo...

No los he escuchado, pero deben tocar de la ostia y componer de la ostia, si no a que se vam a meter los de mi quinta a dar botes con estos niñatos creidos y distantes.
Prometo oirlos aunque sea sólo para criticar.

12:04 a. m.  

Publicar un comentario

<< Inicio